Las cinco ‘Cs’ de los tablets en la medicina

Cada vez con más intensidad las nuevas tecnologías irrumpen en nuestras vidas, en nuestros trabajos, incluso en las escuelas.

El día que Steve Jobs anunció la llegada del iPad no sabíamos hasta donde iba a llegar este dispositivo, especialmente su potencial en la sanidad. Los últimos momentos de Jobs en el hospital, ya muy débil, ordenó conseguir cinco tipos diferentes de máscara y decidió el que se adaptaba mejor. También mencionó la complejidad del monitor de oxígeno al que conectaban la máscara, propuso ideas para hacer el diseño más simple. Posiblemente no supiera que su legado, el iPad, está revolucionando y, tal vez cambiando todo de nuevo, esta vez en la sanidad. 

Nos encontramos en un entorno en el que las tecnologías sanitarias están cada vez más en el punto de mira. Se está reforzando el papel de la evaluación de tecnologías sanitarias, en el que se ponen todas las medidas posibles para mejorar el rendimiento y la productividad de los profesionales. Muchos profesionales se plantean si el iPad u otros tablets son una respuesta a esa necesidad.

El Hospital Quirón de Madrid ha querido dar un paso más. Han incorporado el uso del iPad en planta, en consulta e incluso en quirófano. A su vez están apareciendo tablets sanitarios como CliniScape y ProScribe que pretenden convertirse en una seria alternativa, al estar especialmente construidas para facilitar su limpieza y minimizar el riesgo de infecciones iatrogénicas. ¿Pero es necesario buscar algo distinto a iPad?

Algo parece claro, profesionales y proveedores quieren tablets que mejoren la atención médica. No quieren un gadget más. Pero para conseguir una verdadera herramienta sanitaria es necesaria la sincronización de esfuerzos de todos los agentes, de forma que los profesionales sanitarios, ya sean médicos, enfermeras, fisioterapeutas, cirujanos, o incluso gestores, sientan que están incorporando una herramienta verdaderamente útil. Una herramienta que cubre sus necesidades reales y que aporta mejoras para el proceso asistencial y por tanto para el paciente.

Las claves para lograr una implantación exitosa de los tablets son cinco, “las 5 Cs”. Los tablet son:

  1. Cómodos. Su tiempo de arranque/apagado y ligereza hace que el profesional pueda atender en el menor tiempo y en cualquier momento.
  2. Compatibles. Sus aplicaciones son compatibles con las herramientas actuales de los hospitales, de forma que se puedan seguir introduciendo los mismos datos y obteniendo como mínimo los mismos resultados.
  3. Compartibles‘. Es un dispositivo inalámbrico, móvil que puede ser compartido entre los profesionales.
  4. Comprensibles. La pantalla multimedia permite mostrar a los pacientes la información de una forma más sencilla y proporcionando más confianza, sin necesidad de grandes conocimientos informáticos por parte del profesional.
  5. Crecederos‘. Permiten ampliaciones para el manejo de información que quizás hoy no sepamos ni que existe.

RA Calculator by Meed

Por todo ello, no pasará mucho tiempo en el que llegaremos a la consulta y el personal sanitario no llevará papel y boli para apuntar y dibujarnos cosas. Nos recogerá la información de forma digital y nos mostrará información actualizada gráficamente de nuestra evolución. Todo cambia de nuevo… ahora en la sanidad.

Por: América R. Arias Antón y Juan Antonio Muñoz-Gallego

Anuncios

2 pensamientos en “Las cinco ‘Cs’ de los tablets en la medicina

  1. Pingback: La paradoja del maki de arroz en mHealth | unkasoft

  2. Pingback: Score Cardio Test … más movimiento en mHealth | unkasoft

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s